REFLEXIONES DESDE LA VEREDA

sábado, 25 de febrero de 2017

Jlfg - pág. 416
Qué manera de insistir en autoengañarse cuando se habla de “gastos de defensa”, y no llamar las cosas por su nombre: gastos para la guerra, o mejor todavía: “nuestro negocio de la guerra”.
El materialismo de nuestro tiempo lo que más castiga es  la imaginación. Mas sin ella, se acaban nuestros sueños; y sin sueños no vale la pena vivir.
Los pueblos no tienen problemas de talentos; el problema es que ellos se pierden en el océano de la pobreza. Por lo general, los talentos están bajo las piedras, y son estrellas ocultas como las del firmamento con luz propia.
Que el objetivo de la vida sea poseer propiedades es un invento de alguien desquiciado que nunca supo para qué es la vida, pero conto con los medios para meter en ese barco a la Humanidad.
El universo siempre se ha confabulado para abrirse camino así sea a partir del caos: en nuestros días también es así, y también a nivel social… en este ámbito, es la razón la que se ha convertido en el mayor obstáculo.
De lo que se trata es desatar nuestras manos, mente y corazón: para compartir. Seguros que ese es  el camino que la Humanidad ha perdido, recibiendo como paga su empobrecimiento.
La belleza de pensar es tal cuando va acompañada de la belleza de sentir; solo entonces se pueden convertir en acción. Las acciones son las que mueven al mundo, para bien o para mal; depende de cual sea su fuente de inspiración.
La pérdida de sensibilidad equivale a la pérdida del alma. A un animal así lo consideramos un monstruo…, pero nos cuesta reconocerlo en la especie humana por la falta de sensibilidad.
El mayor regalo es nuestro presente; estar preparado para recibirlo implica no estar habitando en el pasado ni soñando en el futuro, porque es un regalo que requiere de todas nuestras capacidades para fructificar.
Pasamos mucho tiempo tratando de entender verdades… y está muy bien; el error consiste en asociarla con lo trascendente divorciada de lo inmanente. Entonces, ¿A quién pueden servir esas verdades?
Hay quienes han optado por no complicarse y vivir solamente, dicen. ¿Pero es posible? Para vivir se requiere ser libre, amar y servir…, de otra manera solamente se es vivido por otros agentes extraños dentro de sí, en su mente y corazón: o sea, se termina viviendo la vida de ellos a costa de la propia.
La vida comienza en la comunicación; y la vida termina con la incomunicación. El infierno en la tierra es la incomunicación…, por desgracia muy extendida, silenciosa y torturadora.

miércoles, 22 de febrero de 2017

Jlfg-pag. 415
                Cada instante tiene un sinfín de procesos en desarrollo…, solo tenemos que percibirlos y valorarlos; eso es vivir despiertos y atentos a la maravillosa novedad que nos envuelve y que habita en cada uno de nosotros.
                La gran riqueza de la vida está en la comunicación: a través de ella no solo nos mostramos al otro sino que el otro puede revelarse a nosotros; y esa es la mayor riqueza para un ser humano.
                Nadie está solo en el camino; no hay camino para uno solo. Todo está dispuesto para para vivir en comunidad, como hermanos; en el amor, amándonos.
                La comunicación es fruto del amor… el lamento de tanta falta de comunicación debería llevarnos a reconocer nuestra falta de amor. El amor no espera, sale al encuentro…
                La resurrección no se alcanza solos; y todo el tiempo la necesitamos…, así es de importante la presencia del otro dentro de nuestro espíritu.
                ¿Queremos ser felices? Pues el punto de partida es no ser egoístas; esto es no ser mentirosos, fanfarrones, desleales; ni manipuladores ni atorrantes.
                Cada día tiene su atardecer…, pero ese no es final; solamente el receso para un nuevo amanecer. Nuestro error está en desesperarnos.

                La novedad de cada día no hay que buscarla fuera de nosotros mismos; está adentro esperándonos para abrazarnos con su dulzura y esperanza.

viernes, 17 de febrero de 2017

jlfg-pag.414

        Para algunos la religión les sirve para salvarse, y a otros, para perderse. Es decisivo no el lugar donde estemos sino como estamos; no lo que hagamos, sino como lo hacemos; no lo que decimos, sino desde donde lo hablamos... En definitiva, se trata de que calidad de personas somos. La calidad de una persona se mide por sus hechos; por sus acciones. Hay, por ejemplo, personas que no hablan y son grandes aros de luz; como las hay que hablan mucho y no dicen nada.

          La frase "la mejor palabra es la que no se dice", nos debiera llevar a comprender lo importante que es la prudencia para hablar y para vivir. Uno tiene que cuidar las palabras que dice, y no hablar por hablar; ni repetir por repetir; es necesaria la reflexión: ¿por que voy a hablar y por que voy a callar? El prudente cuida de no ofender, no dañar; así como también, de hablar oportunamente, y hablar lo justo y preciso.

          

lunes, 13 de febrero de 2017

Pag. 413 - jlfg

Oh, silencio tan inmenso

Pareces un océano a la luz de la luna

Acariciando con tu suave brisa el alma de quien te contempla

Desde la orilla

Sintiéndose como un grano de arena

Parte del Universo

Desplazándose a la velocidad de la luz, pero en silencio.





A falta de lluvia, lo que se oye sin cesar es el sonido de los “wasup”

Mensajes van y vienen, llevando y trayendo los sentimientos de millones

Las maquinas tienen la primera y última palabra

Que un humano sin ella se siente que no es humano.



Los enamorados, si bien son cada vez menos

Llevan siempre el perfume a esta Tierra

Ese, que habla del cielo y de Dios

Y que hace tiempo hizo abandono de las apariencias.

Algunos, mejor dicho muchos, ya no creen en el amor

Porque han dejado de creer en sí mismos.



El final del día no es final

Si no se cierra con su evaluación

Secreto para mejorar y no repetir

Vía para ascender y no retroceder

Brújula para el faro y no extraviarse

Un día sin final es un tiempo sin término.







“Me caí”. “Me equivoque”…

Seguramente es un ser humano

No. Es más bien alguien que no tiene reparo en ser humilde.

Pero también es alguien que por sobre todo es inteligente

Sí. Alguien que se atrevió y no se quedó en los deseos.



A la mentira no le gusta callar

Cree que si lo hace, no existe

Al otro no lo tiene en cuenta

Puede destruirlo y dice “yo no he hecho nada”

“El solo se ha destruido”

O sea, miente hasta el final.



El miedo es creado

No es natural, es artificial

Su nido lo establece en el interior de su victima

Toma diferentes nombres

Hace creer que es protector

Pero todo de él es falso, y su fruto: la esclavitud

Aun en casa de cristal.



“Cuando lo conoces, no lo necesitas”



El mejor camino es todavía el no andado

Que nos espera rumbo al Bien

El que nos demanda libertad

Confiar en el otro

Ver las necesidades y trabajar por ellas.



La perseverancia tiene sentido

Cuando es movimiento, crecimiento

No basta perseverar en cualquier cosa

Sino en las que nos vuelven mejores.



Los que se propusieron volvernos consumistas ya lo consiguieron

Pero no es la última palabra

Hay nuevos seres humanos que no están contaminados

Y nos van mostrando caminos nuevos: son los niños; escuchémoslos.



La noche es para que veamos el fulgor de las estrellas

Que nos demos cuenta que no estamos solos

Que habitamos en un Universo infinito

E infinitos somos; y no se trata de sonar

Solamente de darnos cuenta de lo que somos y donde estamos

Y sobre todo por Quien estamos aquí y ahora.

sábado, 4 de febrero de 2017

jlfg-pag. 412

Sin disciplina no se logra nada importante. Y se aprecia cultivándola; de ser así, no tardará mucho en llegar los frutos. Es cierto, que en nuestros días se intentan otras vías, donde el compromiso personal y la responsabilidad casi quedan sin contenido.

                El significado de idolatría es conceder poder a cualquier objeto o idea fuera de sí mismo. Lo curioso es que en nombre de combatir algún tipo de idolatría, se termina reemplazándola por otra. Al final, la victima sigue siendo la misma.

                El desafío de construir al ser humano sigue en ciernes porque el rumbo se orientó a construir grandes edificios, autopistas, autos, etc., pero no pensando en ellos sino en hacer negocio también ellos.

                El arte de transformar las ideas en prácticas es el carácter divino de la especie; solo que igual de importante es su calidad y dirección porque hay quienes sirven a la muerte sin ni siquiera darse cuenta que pierden su libertad.

                Trabajo no es hacer cosas sino el sentido con que se hacen. Cuando este está ausente, el así llamado trabajo deja de ser rio para navegar y se convierte en la piscina para ahogarse.

                Cuando se entienda que quedarse solo en criticar a los políticos es contribuir a empeorar las cosas, entonces despertaremos del sueño que solo favorece a los malos políticos.


                Hacerle creer a la gente lo que no es, es el trabajo de los demagogos; construir al ser humano que está en cada uno es la labor del educador. 

miércoles, 18 de enero de 2017

jlfg-pag. 410



La alegría refleja la salud del alma de todo ser. Perderla equivale a quedarse sin alma, sin la energía que ilumina y enriquece, que recepciona y acoge la riqueza del otro.

(La vida) Cuando se comprende que la vida es camino, entonces ha comenzado la vida, porque creer que es un estado es un error que conduce a grandes desengaños.

(El sentido para vivir) El motor de la vida depende del sentido que se le impregne. Eso, más que una decisión, es una construcción diaria; al punto que más que vivir se trata de “para que se vive”.

(El culmen) El culmen de nuestro trabajo es la construcción de nuestra existencia…, no alcanzar aquello es quedarse en el camino, así sea ahogado en bienes materiales.

(La política) Cuando el ejercicio de la política se convierta más en trabajo que en hablar, entonces veremos el florecimiento de nuestros pueblos que hoy se ven más bien utilizados que servidos.

(El respeto) Las creencias de cada quien son respetables…, pero también cada quien ha de respetar las de los otros;  lo cual, por desgracia, cuando no sucede da paso a la tensión que no tarda en convertirse en violencia.

(Los buenos días) Un “buenos días bien dicho” es más que suficiente para generar energía, vida, amor, entusiasmo…, como también, mal dicho, genera lo contrario. Todo ser vivo lo que más tiene es su sensibilidad al aprecio como al menosprecio.

(Perseverar) La perseverancia vale más que la prisa. Para perseverar se requiere del carácter, la constancia, la paciencia y un buen plan que oriente y evite desaciertos.